¿Cómo calcular el interés de un préstamo?


Está claro que en muchas ocasiones, los préstamos pueden hacernos la vida más fácil. Acudir a un préstamo puede sacarnos de más de un apuro, por ejemplo al tener que hacer frente a pagos y gastos inesperados que nos merman económicamente, si necesitamos invertir en la compra o reparación de un vehículo, o incluso para pagar nuestros estudios y formaciones profesionales, entre tantas otras situaciones posibles. Afortunadamente, el mercado actual nos ofrece una gran diversidad de productos financieros a los que podemos acceder cuando estamos faltos de liquidez. Y entre ellos encontramos los préstamos, que por medio de Internet son más alcanzables que nunca.

No obstante, ya que son más fáciles de conseguir, resulta muy importante comprender y tener en cuenta las obligaciones que conlleva suscribirse a un préstamo emitido por un banco o cualquier entidad prestamista. Y es que, naturalmente, el préstamo no es gratis. Se trata de un producto como cualquier otro, que pagamos de nuestro bolsillo mediante intereses. Es decir, que además de comprometernos a devolver la cantidad solicitada en un plazo preestablecido, al recibir un préstamo también nos comprometemos a pagar sus intereses, además de los seguros y costos asociados, si los hubiere.

En calidad de prestatarios (en otras palabras, quien pide y recibe el dinero prestado), es de vital importancia que tengamos presente nuestras obligaciones, ya que no pagarlas puede provocarnos una serie de problemas financieros y legales. Por lo tanto, hoy te explicamos cómo calcular el interés de un préstamo. Esta información no solo te servirá para mejorar tu comprensión del funcionamiento de un préstamo, sino que también te permitirá elegir mejor la próxima vez que busques un préstamo personal.

Los intereses de un préstamo personal

Al conceder un préstamo, los bancos y entidades financieras dan muchas informaciones e indicadores distintos. El Tipo de Interés Nominal (TIN), la Tasa Anual Equivalente (TAE), el plazo de amortización o las comisiones por apertura y estudio son solo algunas de las informaciones incluidas en la contratación de un préstamo. Son tantas cosas que puede ser algo muy confuso si no tienes experiencia previa con esto. Sin embargo, no te preocupes, que en el fondo es muy simple.

El indicador más importante en el cual debes fijarte cuando estés comparando ofertas de préstamos personales es el Tipo de Interés Nominal (TIN). Este indicador mide el porcentaje que te cobrará el banco por otorgar el préstamo. Es decir, que este será el gasto real para tu bolsillo para acceder a ese dinero. Lo más habitual en la coyuntura financiera actual es que los bancos cobren un Tipo de Interés Nominal de entre el 5% y el 10%.

Sin embargo, el TIN no siempre es un indicador suficiente para calcular el coste real de un préstamo. ¿Por qué? Por un motivo: el TIN no toma en consideración otros parámetros y obligaciones importantes que conlleva el préstamo, como las comisiones, el plazo de amortización, y la cantidad de dinero solicitada.

Todos estos factores pueden influir en el coste real de un préstamo para tus finanzas. Por lo tanto, además del TIN, es muy importante fijarse en la Tasa Anual Equivalente (TAE) de un préstamo. Este último indicador incluye el cálculo de las comisiones y el plazo de amortización, así como el importe solicitado. El TAE es entonces el indicador que te dirá, de forma más exacta, cuál es el coste de un determinado préstamo.

Este es un sitio seguro
Calle Doctor Esquerdo 105, Madrid, España

ADELANTOS.COM.ES ofrece préstamos personales flexibles a devolver en 120 días con una TAE del 3533% (correspondiente a un interés nominal del 419%). Por ejemplo, para un préstamo de 300€ a pagar en 120 días deberás devolver un total de 600€ en cuatro pagos de 150€, correspondiente a un TAE del 3533%.