¿Cómo salir de la lista de morosos?

Las infames listas de morosos… ¡Qué fácil es entrar en ellas y qué difícil es salir! Más de cuatro millones de españoles figuran en algún fichero de morosos. Se trata de algo mucho más común de lo que creemos. Si crees que no te puede pasar a ti, piénsatelo dos veces: es muy fácil acabar, sin darnos cuenta, incluidos una lista de morosos por cantidades ínfimas, como podrían ser 50 euros. Un monto ridículo por el cual se nos puede negar desde nuestras tarjetas de crédito hasta las hipotecas y préstamos.

Y no solo eso, sino que también tendremos problemas para darnos de alta en cualquier servicio de suministro o una compra a plazos. Además, tampoco podremos contratar seguros de vida o de coche, por ejemplo. Al no poder acreditar nuestra solvencia, muchas compañías no permitirán la contratación
de servicios tan diversos como estos. Desde luego, se trata de una situación incómoda que más vale evitar a toda costa.

Sin embargo, si te encuentras en esta situación, que no cunda el pánico. Igualmente, conviene recordar que, en calidad de consumidores, disponemos de derechos que nos permiten recurrir estas deudas. Es posible salir de la lista de morosos y aquí te lo explicamos.

¿Qué es una lista de morosos?

Se trata de bases de datos que reúnen a personas con pagos pendientes con alguna compañía de suministros. Estas son las compañías de gas, electricidad, telefonía e internet. También se incluyen en los ficheros de morosos aquellas personas con pagos pendientes con respecto a financiaciones de compras o devoluciones de préstamos. Básicamente, es una herramienta para que las entidades de
crédito puedan consultar y evaluar el perfil financiero de un solicitante de crédito o financiación.

En España existen varias bases de datos de morosos. Las principales listas de morosos de nuestro país son ASNEF-Equifax, Experian Bureau Empresarial y la lista del RAI, o el Registro de Aceptaciones Impagadas. Este último es el más importante de España, ya que contiene el mayor volumen de datos sobre sociedades y autónomos.

Averiguar si estamos incluidos en alguno de estos listados es muy simple y completamente gratuito, ya que estas bases de datos pueden consultarse mediante sus páginas webs. En caso de duda, vale la pena comprobarlas para evitar sorpresas desagradables. Por otra parte, salir de estas listas es un proceso algo
más complejo, pero no imposible. Te lo desglosamos a continuación.

Salir de la lista de morosos

Empecemos por las deudas con el sector privado. Evidentemente, la lógica dice que el primer paso es pagar lo más rápido posible. Por desgracia, no es suficiente para que nuestro nombre desaparezca del fichero de morosos, ya que no es un proceso inmediato: la empresa deudora debe reconocer el pago, procedimiento cuyo plazo legal puede durar hasta seis años. Asimismo, es posible que la deuda conste como pagada y sigamos figurando en la lista hasta que seamos dados de baja. El plazo máximo legal para esto también es de seis años.

El procedimiento es mucho más sencillo cuando se trata de deudas con la administración pública. Este sería el caso de una multa, por ejemplo. La cantidad debida será embargada de nuestra cuenta corriente y ya está. Sin embargo, es aconsejable pagar la deuda rápidamente antes de ser embargado.

¿Y qué hacer si no estamos de acuerdo con la cuantía a pagar? Cualquier deuda se puede recurrir. El primer paso a seguir sería intentar rectificar el impago con los ficheros de morosos mediante mail o teléfono. Si esto no funcionara, como última instancia podemos recurrir a tribunales. Esto es especialmente pertinente si la deuda es incorrecta o inexistente. Muchas veces los acreedores se equivocan e informan erróneamente la existencia de un impago. Por lo tanto, siempre vale la pena comprobar si la deuda está registrada correctamente.

Ya sabes cómo salir de la lista de morosos. Sobre todo, mucha calma y asegúrate de dar los pasos pertinentes en cada caso.

Este es un sitio seguro
Calle Doctor Esquerdo 105, Madrid, España

ADELANTOS.COM.ES ofrece préstamos personales flexibles a devolver en 120 días con una TAE del 3533% (correspondiente a un interés nominal del 419%). Por ejemplo, para un préstamo de 300€ a pagar en 120 días deberás devolver un total de 600€ en cuatro pagos de 150€, correspondiente a un TAE del 3533%.