El mejor momento para pedir un préstamo personal


Nunca sabemos cuándo podemos necesitar liquidez. Como tantas otras cosas, la necesidad de recurrir a un crédito puede surgir de forma inesperada, dependiendo del momento que atravesamos en nuestras vidas. Por lo tanto, determinar cuál es el mejor momento para pedir un préstamo personal no es tarea fácil, y no siempre depende de nosotros mismos. Sin embargo, podemos aislar ciertas situaciones en las que es más conveniente pedir un préstamo personal. Te lo resumimos a continuación.

¿Qué es un préstamo personal?

A diferencia de las hipotecas y de otros créditos, lo que distingue al préstamo personal es que no debe estar necesariamente destinado a un propósito concreto. Se trata de un crédito que podemos solicitar en todo momento para cubrir necesidades o deseos que pueden surgir de un día para el otro. Algunos casos habituales te resultarán familiares: comprarse un coche, un electrodoméstico, reformar una casa o pagarse unas vacaciones. Es decir, adquisiciones o actividades para las cuáles necesitamos liquidez.

No obstante, cabe destacar que los préstamos personales suelen tener intereses más altos que los de otros productos financieros. El motivo es lógico: el banco o la entidad financiera prestamista debe asegurar el pago del crédito de alguna forma, ya que el riesgo es mayor que en otros tipos de crédito.

¿Cuándo es mejor pedir un préstamo personal?

A veces se producen situaciones en las que los astros se alinean creando un contexto ideal para solicitar un préstamo personal. ¿En qué debemos fijarnos para determinar si es un buen momento para hacerlo? En primer lugar, cabe subrayar que el sector financiero está siempre muy vinculado al contexto económico y el resto de la economía. Por lo tanto, la financiación o los créditos personales serán mucho más accesibles en coyunturas económicas favorables que en tiempos de crisis.

Los indicadores económicos a tener en cuenta para determinar la salud de la economía son el crecimiento (PIB), el paro y la estabilidad. Dicho de otra forma, si el país está en crecimiento económico y el desempleo está a la baja durante un periodo de tiempo estable, podremos concluir que es un buen momento para pedir un préstamo personal. En este tipo de coyunturas, los bancos y entidades de crédito ofrecen préstamos mucho más asequibles que en periodos de desaceleración o crisis económica.

La TAE (Tasa Anual Equivalente) es otro elemento crucial a tener en cuenta para determinar si el momento es favorable para pedir un préstamo personal. Seguro que esta combinación de siglas te suena. Se trata de un indicador que encontraremos tanto en los productos de ahorro como en los préstamos hipotecarios o personales.

Básicamente, mientras más baja sea la TAE, mejor momento será para pedir un préstamo personal. La TAE se calcula en función del tipo de interés nominal de la operación, la frecuencia de los pagos, las comisiones bancarias y algunos gastos de la operación. La función de este indicador es la de determinar el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero durante el plazo establecido para la operación.

Evidentemente, otro factor determinante a la hora de solicitar un préstamo personal es el tipo de interés. Resulta lógico que el mejor momento para pedir un préstamo sea cuando el tipo de interés está en niveles bajos. Por norma general, primavera y verano son épocas en las que bajan los tipos de interés de préstamos de consumo.

Esto se debe a diversos motivos relacionados con el comportamiento del consumidor: se trata de una temporada del año en la que se multiplica la compra de vehículos, de vacaciones de verano, y también cuando se llevan a cabo más reformas en el hogar. Asimismo, es en esta época que se solicitan financiaciones para estudiar másters y posgrados para el siguiente curso académico. Los bancos y entidades crediticias lo saben y por ello lanzan mejores ofertas de préstamos, con tipos de interés más bajos.

Este es un sitio seguro
Calle Doctor Esquerdo 105, Madrid, España

ADELANTOS.COM.ES ofrece préstamos personales flexibles a devolver en 120 días con una TAE del 3533% (correspondiente a un interés nominal del 419%). Por ejemplo, para un préstamo de 300€ a pagar en 120 días deberás devolver un total de 600€ en cuatro pagos de 150€, correspondiente a un TAE del 3533%.