Estoy en Asnef y necesito un préstamo, ¿qué hago?


Es muy fácil entrar en los infames listados de morosos, pero muy difícil salir. En nuestro país, más de cuatro millones de ciudadanos figuran en algún fichero de morosos como ASNEF- Equifax, Experian Bureau Empresarial o el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI). Se trata de algo mucho más frecuente de lo que pensamos. Si te crees inmune y piensas que es algo que nunca te pasará a ti, ten mucho ojo: por un irrisorio impago de 50€, por ejemplo, si se te olvida pagar una factura de suministros, puedes acabar dentro de una lista de morosos y permanecer en ella hasta seis años después… En esta situación, es normal que te preguntes: Estoy en Asnef y necesito un préstamo, ¿qué hago?

Que nuestros datos estén incluidos en las listas de morosos no es ninguna broma. Al contrario, puede conllevar situaciones muy indeseables. Una deuda ridícula que nos haga figurar en ASNEF puede provocar que las entidades bancarias nos prohiban nuestras tarjetas de crédito o incluso la solicitud de préstamos e hipotecas. Por si fuera poco, también nos encontraremos con obstáculos para darnos de alta en cualquier servicio de suministro o financiar una compra a plazos. Asimismo, muchas compañías no nos permitirán contratar seguros de vida o de coche en situación de morosidad. Al no poder acreditar nuestra solvencia, una gran variedad de empresas nos cerrará las puertas a la contratación de sus servicios. Está claro que se trata de una situación incómoda que más vale evitar a toda costa.

En esta línea, hoy te traemos algunos consejos sobre qué hacer si estás en Asnef y necesitas un préstamo.

Obtener un préstamo en situación de morosidad

La posibilidad de solicitar préstamos por Internet en el acto se ha convertido en un paradigma del mercado financiero actual. Es cada vez más común optar por esta forma de financiación para acceder al dinero que necesitamos para cubrir todo tipo de situaciones y sufragar nuestros gastos e inversiones. El préstamo online tiene la gran ventaja de la simplicidad y sencillez. Para acceder a ellos tan solo hace falta presentar una nómina o una justificación de ingresos, y a veces ni siquiera eso. En algunos casos tan solo necesitaremos presentar nuestro documento de identidad y una cuenta bancaria.

Hasta hace muy poco, los préstamos personales se obtenían principalmente de cara a las entidades bancarias, y el proceso era mucho más fastidioso: los bancos o instituciones financieras requerían la cumplimentación y presentación de un papeleo infinito y aún así, la concesión del préstamo no estaba asegurada. Además, los préstamos personales tenían sus puertas completamente cerradas a aquellas personas cuyos datos figuraran en listas de morosos como ASNEF, RAI o EXPERIAN. Desgraciadamente, si te encontrabas en situación de morosidad y en busca desesperada de liquidez, tenías pocas opciones y muchas probabilidades de acabar en las manos de un usurero engañoso.

Afortunadamente, el mercado crediticio actual ofrece nuevas alternativas para flanquear las consecuencias negativas de la morosidad. Y es que la mayoría de las entidades prestamistas por Internet permiten la concesión de préstamos personales, aunque estemos incluidos en alguna lista de morosos. Todo el proceso puede hacerse por medio de un teléfono móvil y en menos de una hora, y tan solo nos pedirán algunas informaciones básicas como nuestro nombre completo, DNI, correo electrónico y número de teléfono. Para acceder a un préstamo personal por internet no hará falta presentar ningún tipo de información comprometedora o delicada.

Este es un sitio seguro
Calle Doctor Esquerdo 105, Madrid, España

ADELANTOS.COM.ES ofrece préstamos personales flexibles a devolver en 120 días con una TAE del 3533% (correspondiente a un interés nominal del 419%). Por ejemplo, para un préstamo de 300€ a pagar en 120 días deberás devolver un total de 600€ en cuatro pagos de 150€, correspondiente a un TAE del 3533%.