Préstamos online vs préstamos bancarios: ¿Cuáles son las diferencias?


En el mercado financiero existen distintas formas de acceder a un préstamo. Estas distintas opciones crediticias nos pueden facilitar la vida en esos momentos en los que necesitamos acceder a dinero cuando no disponemos de él. Sin duda, los préstamos más comunes son los préstamos online y los préstamos bancarios. Sin embargo, aunque la finalidad de ambos préstamos es la misma, existen diferencias en su funcionamiento y condiciones que conviene conocer. De esta forma, sabremos qué tipo de producto financiero nos conviene más según la situación en la que nos encontremos. Te explicamos a continuación las diferencias entre los préstamos online y los préstamos bancarios.

Diferencias entre préstamos online y bancarios

Tal y como lo indica su nombre, cuando hablamos de préstamos online nos referimos a un tipo de financiación crediticia a la que podemos acceder directamente por internet, sin tener que acudir a una oficina de banco.

Las cuantías de los préstamos en línea tienen un abanico bastante amplio, pero por norma general se trata de un tipo de prestación que opera con cantidades relativamente bajas. La mayor parte de los préstamos online permiten cuantías desde los 50 € hasta los 2.000 €. En cambio, los préstamos bancarios suelen tener un techo de préstamo más alto, que dependerá de nuestra situación económica.

Sin embargo, también se encuentran algunos préstamos en línea que permiten acceder a cantidades más elevadas, como 5.000 €, 10.000 € o incluso 20.000 €.

¿Cuál es la diferencia con un préstamo bancario? El préstamo online ostenta la gran ventaja de poder solicitarse de forma mucho más rápida y ágil. Para acceder a la mayor parte de préstamos en línea tan solo tendremos que presentar una nómina o una justificación de ingresos. Asimismo, algunas entidades crediticias en línea incluso ofrecen mini créditos por los cuales no es necesario presentar una nómina o aval.

Sin embargo, no todo son ventajas. Cabe destacar que los préstamos online, aunque sean pequeños, suelen tener un interés diario más elevado que el de préstamos bancarios de mayor importe. Es decir que, aunque es más fácil acceder a él, el coste de un préstamo online es, a la larga, mayor que el de un préstamo bancario. Además, el periodo para devolver el dinero no suele superar los 30 días, dependiendo del importe de la financiación. Mientras más alto el préstamo, es de esperar que más largo será el plazo para devolver el dinero.

Por otra parte, los bancos exigen más requisitos antes de conceder un préstamo, pero el coste final del mismo suele ser más bajo. En la mayoría de los casos, y dependiendo de la cuantía solicitada, se tarda apenas unos pocos días para conseguirlo. Sin embargo, el proceso puede complicarse. Por ejemplo, si nuestros datos figuran en una lista de morosos, los bancos y entidades crediticias pondrán obstáculos a nuestra solicitud de préstamo, aunque ya hayamos solventado esa deuda.

En pocas palabras, la principal diferencia entre los préstamos online y los préstamos bancarios reside en dos factores: rapidez y coste. Los préstamos online son más accesibles y rápidos, pero suelen tener tipos de interés más altos y plazos de devolución más cortos. En comparación, los préstamos bancarios son menos accesibles y más lentos de conseguir, pero suelen permitir cuantías más altas y plazos de devolución más largos.

Este es un sitio seguro
Calle Doctor Esquerdo 105, Madrid, España

ADELANTOS.COM.ES ofrece préstamos personales flexibles a devolver en 120 días con una TAE del 3533% (correspondiente a un interés nominal del 419%). Por ejemplo, para un préstamo de 300€ a pagar en 120 días deberás devolver un total de 600€ en cuatro pagos de 150€, correspondiente a un TAE del 3533%.