¿Qué pasa si no pago una multa?


Todos hemos oído alguno de los muchos bulos que circulan respecto al pago de multas. No los repetiremos aquí para no contribuir a la desinformación, pero lo más importante que deberías saber es que no abonar una multa ante la Administración pública puede tener importantes consecuencias para el responsable de la infracción. Además de la sanción económica en la que podemos incurrir por no pagar una multa, cabe destacar que nuestros datos pueden acabar incluidos en una base de datos de morosos, con todos los efectos negativos que esto conlleva.

En términos simples, nunca es buena idea decidir no pagar una multa y dejar que pase el tiempo, ya que, en cuestión de unos meses, una pequeña sanción de 50€ puede convertirse en una multa de 250€ o más, entre recargos e intereses de demora. A continuación, te explicamos qué pasa exactamente si no se paga una multa ante la Administración.

Consecuencias del impago de una multa

Ante la recepción de una multa por parte de la Administración, es especialmente pertinente conocer la normativa en torno al pago de multas. En primer lugar, ten en cuenta que, si no estás de acuerdo con ella, cualquier multa puede recurrirse dentro de un plazo establecido. Normalmente, este intervalo se especifica en la misma documentación de la multa. Asimismo, si optamos por realizar el pago rápidamente, podemos beneficiarnos de un descuento de hasta el 50% del importe de la sanción.

Este plazo de tiempo también se especifica en el desglose de la multa. Por otra parte, si no efectuamos el pago de la multa rápidamente, la sanción se volverá fija y no podremos beneficiarnos del descuento. No solo eso, sino que también perderemos la posibilidad de recurrir la multa si superamos el plazo establecido por la Administración. Por lo tanto, es conveniente pagar la multa lo más rápido posible.

Sin embargo, ¿qué pasa si no pagamos la multa? En caso de no pagar en el tiempo determinado, la Administración abrirá la vía ejecutiva. Esto implica que el afectado deberá pagar la multa más un recargo porcentual, que dependerá del tipo de multa incurrida.

En caso de que no paguemos dentro del plazo de la vía ejecutiva, es la Agencia Tributaria la que pasará a encargarse del asunto. Si se agota la vía ejecutiva, el usuario se enfrentará a un nuevo plazo para realizar el pago, pero esta vez con un nuevo recargo. Los recargos seguirán creciendo a medida que la multa siga sin abonarse. Por ejemplo, en caso de las multas de tránsito, el primer recargo impuesto por la Agencia Tributaria será del 10%. Asimismo, si se supera el nuevo plazo, el recargo ascenderá a 20% del importe de la multa. Una vez transcurrido este último plazo, si seguimos sin pagar la multa nos encontraremos en situación de embargo.

El embargo de bienes es el último recurso a disposición de la Administración para garantizar el cumplimiento de la ley y el pago de la multa. Se trata de un mecanismo inmediato que la Administración puede ejecutar forzosamente sin necesidad de acudir a la Justicia. Normalmente, la Administración embargará directamente el dinero debido de nuestra cuenta corriente. En caso de que el embargo de nuestra cuenta corriente no salde por completo la deuda, la cosa se complica: podrán embargarse los bienes líquidos del interesado, es decir, desde nuestro salario o pensión, hasta bienes inmuebles e intereses frutos o rentas.

Asimismo, tener una multa pendiente puede conllevar otras consecuencias indeseables, como figurar en una lista de morosos, dificultades para obtener un crédito con una entidad financiera, o incluso puede convertirse en un importante obstáculo para obtener ayudas públicas y becas.

Este es un sitio seguro
Calle Doctor Esquerdo 105, Madrid, España

ADELANTOS.COM.ES ofrece préstamos personales flexibles a devolver en 120 días con una TAE del 3533% (correspondiente a un interés nominal del 419%). Por ejemplo, para un préstamo de 300€ a pagar en 120 días deberás devolver un total de 600€ en cuatro pagos de 150€, correspondiente a un TAE del 3533%.